La curiosa historia de Antonio Giovinazzi

Antonio Giovinazzi es el segundo piloto actual italiano que se suma a la nómina de pilotos de Ferrari F1 tras Antonio Fuoco.

El de 23 años, será el tercer piloto del equipo y respaldará a Raikkonen y Vettel.

Antonio puede considerarse muy afortunado: ha pilotado en DTM, en resistencia, GP2 y ahora va rumbo a la F1. Como es sabido, siempre en Ferrari buscaron una estrella italiana, llegando a invertir en fallidas superestrellas como Ricardo Agostini o el recordado Mirko Bortolotti, quien fichó luego ilusionado por Red Bull.

La llegada de Rafaelle Marciello

Rafaelle Marciello (nacido también en el 93, como Antonio) es un nombre que mucho tiene que ver en esta historia. En el año 2012, tras cerrar una buena temporada de debut en la F3 europea siendo tercero en el campeonato, Rafaelle como miembro de la Ferrari Driver Academy se mostraba como un gran prospecto y la mejor promesa italiana.

En 2013 se consolida definitivamente, y tras la salida de su rival Pascal Wehrlein rumbo al DTM, no tuvo mucha oposición para llevarse el título por delante de Felix Rosenqvist.

Mientras Marciello se coronaba sólido campeón, Giovinazzi esa temporada en F3 logró sólo 31 puntos para colocarse 17mo. A la par Giovinazzi se coronaba vicecampeón de la descafeinada y prácticamente muerta British F3.

Cómo cambiaron las cosas

Ferrari expulsó a Marciello y ahora acoge a Giovinazzi. Parecería ser inimaginable años atrás. Ni el propio Giovinazzi lo hubiera creído.¿Cómo se dio tal cambio radical?

Giovinazzi en su primera temporada en monoplazas corrió en la poco competitiva serie Formula Pilota China. Allí, en la FPC compartió equipo con Sean Gelael, piloto indonesio, hijo del dueño de KFC (Jagonya Ayam) que pintó el coche de aquel #99 de Giovinazzi y luego de toda su trayectoria hasta estos días.
Giovinazzi fue campeón y saltó a la F3 en 2013 para compartir equipo nuevamente con Sean. Los medios italianos se centraron completamente en Marciello aquel año opacando a Antonio.

En 2014 Gelael compra un equipo, montado con mecánicos de Carlin Racing para fundar “Jagonya Ayam Racing by Carlin“. Allí además corrió un Tom Blomqvist que por fin accedía a un coche competitivo y que a posteriori fue la estrella del equipo con el vicecampeonato.

Aquel 2014 en el que brillaron Tom Blomqvist, Max Verstappen y Esteban Ocon, por lo menos Giovinazzi logró salir del anonimato tras ganar en la carrera 24 de la temporada, en Red Bull Ring. Posteriormente volvió a ganar y subirse al podio para terminar lejos, 5to puesto en el campeonato pero con un sabor muy dulce.

Y Giovinazzi tomó una decisión muy inteligente y que creo que deja un muy buen precedente: no se apuró y decidió continuar en F3 con Jagonya Ayam Racing by Carlin.

El 2015 debería ser su asalto al título “la tercera, la vencida”. Y Giovinazzi empezó siendo puntero. Posteriormente fue arrebatado por un jovencito debutante Charles Leclerc en su VAR (que curiosamente es hoy piloto Jr de Ferrari) y luego por el a la postre campeón y favorito: Felix Rosenqvist. Pero cerró el año siendo subcampeón con varios podios y victorias, muy sólido. Giovinazzi se hacía definitivamente con un nombre respetado en el deporte motor. A tal punto que llegó a ser el elegido por Audi para reemplazar al baneado Timo Scheider en Moscú. En el super dificil DTM logró terminar 19 y 21 conduciendo respetablemente.

La llegada a la gloria

Gracias al patrocinio de KFC logró ascender a la muy cara GP2, con el equipo debutante Prema que buscaba buenos pilotos para cotizar al equipo. Terminó siendo una espectacular decisión para Antonio porque Prema fue por lejos el mejor equipo.

Este 2016 fue el momento de gloria de Antonio. Sabemos que hizo un gran papel en GP2, lo que es muy meritorio, que lo hizo en su temporada debut lo que es aún más meritorio, que llegó a la última fecha siendo líder y que perdió ante un rival de altísimo nivel como Pierre Gasly es espectacular.

Pero sobre todo logró actuaciones memorables: como la doble victoria en Baku. Como en GP2 el ganador de la R1 debe partir octavo, no fue límite para Antonio que remontó en las calles de Azerbaiyán para ganar y dar el asalto al título.

Se pegó el lujo de rechazar una oferta de Mercedes para correr en nada menos que el DTM. Toto Wolff había mencionado hace un tiempo atrás, que Giovinazzi no había respondido la oferta. Y era porque se venía algo que consideraba mejor. Se rumoreaba que estará en F1 pilotando para Manor de la mano del patrocinio de la familia de su amigo Sean Gelael (KFC/Pepsi) y ahora se confirma como piloto de Ferrari.

Ferrari en sus filas ya tiene a Guanyu Zhou (F3), Charles Leclerc (GP2, reserva de Haas), Antonio Fuoco (GP2).

Marciello por su parte, tras ir muy bien en 2014 en Racing Engineering con unas buenas actuaciones como en Spa bajo lluvia y ser reserva de Sauber, en 2015 pilotó misteriosamente para el equipo Trident (de no muy buenos resultados), tal vez por falta de inversión. No pudo pelear el campeonato con esa maquinaria y Marciello terminó expulsado. Así, Giovinazzi es la esperanza mayor de los italianos ahora, que tuvo su último representante en Jarno Trulli en 2011. Bien merecido ejemplo de superación, de paciencia y sobre todo de trabajo duro para ir de menos a más, y llega maduro con 23 años, no excesivamente joven como se acostumbra últimamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s